miércoles, 25 de noviembre de 2009

YO TAMBIEN

La última vez que fuimos al cine tenia "solo" tres hijas. Pero esta vez, la famosa película "YO TAMBIEN", que tantos premios ha conseguido y tan merecidos son, ha logrado que volviéramos.

¿Que me ha parecido?, después de unos minutos de peli, me empezaba a decepcionar. No era lo que imaginaba. Yo iba con un montón de pañuelos de papel, para empezar a llorar desde el minuto 1 y no dejarlo hasta el final. Y no era así. Era peor.

Hay momentos de amarga risa, de cruda realidad, de un nudo en el estomago. Estaba viendo pasar el posible futuro de mi chica con SD delante de mis ojos, y no me gustaba lo que veía.

No es la típica película blandita, sensiblona y tierna. Es aspera, real, indignante y una autentica patada a la integracion, esa palabra tan nombrada y tan buena en teoría, pero tan inexistente en la practica.

No se muy bien porque tenia que llorar, pero es que a veces Teresa ¡me duele tanto!.

Derrame unas lágrimas al principio, pero mas por predisposición que motivos, y mas tarde cuando la madre hablaba con su hijo (Pablo Pineda) pidiéndole perdón. Ahora tenia el corazón encogido.

La conversacion es dura, porque un hijo recrimina a una madre no haberle aceptado como era, querer hacerle "normal", cuando no lo es. Ahora vive en tierra de nadie. Y sufre, sufre mucho.

Presentan como alternativa el comportamiento de otra familia mucho mas protectora, que casi asfixia a su hija con SD. Pero esa madre en principio mas intransigente, sabe ceder. Otorgar espacios de libertad. No se sabe muy bien, quien de los dos SD, es mas feliz.

¿Como criar a un hijo con SD? ¿Pretendiendo que sea "normal"? o ¿intentando que sea lo mas normal dentro de su dificultad?.

Pablo Pineda debió de pasarlo fatal al protagonizar "Yo También". Por mucho que luche, por mucho que demuestre sus capacidades, los demás no verán mas que los rasgos de su cara, que refleja su SD. Y no hay marcha atrás. Ganan siempre las ideas preconcebidas. Hasta una persona con ningún prejuicio en sus relaciones, tiene límites respecto a "liarse" con un chico que cuenta con un cromosoma de mas.

El papá de Teresa reflejó esto en la carta que mando al periódico "La Razón", el mismo día que nació nuestra peque y su llegada revoluciono nuestras vidas para siempre:

"Bienvenida Teresa, tal vez algunos no sepan apreciar tu belleza, no les hagas caso, simplemente son superficiales y sólo se fijan en el envoltorio. Sólo podrán apreciar tu belleza aquellos que se detengan y miren lo que hay dentro de ti, el regalo que escondes".

Cuando se encendían las luces, te había cambiado la idea que tenias del futuro de tu peque. El ver "YO TAMBIEN", nos había abierto los ojos en muchos aspectos. Antes estábamos un poco en las nubes. Ahora habíamos tocado suelo.

Os la recomiendo. No hace falta llevar muchos pañuelos, no es de llorar, es mucho mas. Esta ideada y dirigida por profesionales que saben de lo que hablan. Que conocen lo que se traen entre manos.

Este artículo de Almudena Grandes sobre la cinta, refleja la opinión de unos espectadores tan exigentes como los adolescentes. Apareció este domingo en el periódico "El Pais".http://www.elpais.com/articulo/portada/elpepusoceps/20091122elpepspor_16/Tes

11 comentarios:

Caro dijo...

Tengo un bebé de 7 meses y ningún tiempo, desgraciadamente, de ir al cine, que me encanta... y después de leer tu post, más aún. Espero poder verla pronto, o en el cine o en casa.
Un saludo!
Caro (mamá de Mateo)

Mama de Teresa dijo...

Caro, mira si la pelicula era especial para nosotros,que ha sido la primera vez que vamos al cine, desde hace por lo menos 11 años.
Pero esta vez habia conseguido que nos llamara tanto la atencion, que hemos conseguido ir.

Caro dijo...

Eso está genial :) qué salida tan especial, por tantas razones!

ana pastor dijo...

Mi hijo tiene down pero no es down . Lo educo como un niño "normal" porque es un niño "Normal. Va al cole con su hermana, a gimnasia acrobatica a inglés....Me niego a que se sienta difente y si la sociedad quiere verlo como un niño difente, el problema no es de mi hijo y yo no tengo, ni quiero ni debo adaptar a mi hijo a los gustos y estereotipos sociales. Si es mi obligación preparle mentalmente para que sea fuerte y supere las criticas de los ignorantes pero ya hemos roto con muchas barrera y cada vez que tiramos un muro ganamos todos.
Los padres de Pablo Pineda hicieron un esfuerzo bruta ¿a merecido la pena?, obviamente si, Pablo no es un pobrecito, tiene mogollón de amigos.
Si el planteamiento es que uno es más feliz si vive en su mundo "de iguales" personalmente pienso que no. A mi me encanta las personas distintas, de distintas razas, colores, paises, culturas, discapacidades....
Durante mucho tiempo entre en el cicuito de las estimulaciones varias y de las terapias miles. Hasta que un día conocí al doctor Melero y con miedo probé y la verdad son feliz. Mi hijo no avanzaba pero cómo iba hacerlo. Primero si todos los niños que tienen down andan a los dos años, si para sacales el pañal tenían que estar maduros, que si había que enseñarles solo una cosa para que no se le acumularon los conocimientos (solo el color rojo). Rompi con todo, ganamos todos calidad de vida, el niño tardó 15 días en sacarse el pañal, come solo, esta plenamente integrado socialmente, tiene mogollón de amigos, en clase sigue perfectamente las normas...
Ander no es un osito amoroso. Es un miembro de mi familia igual que su hermana y en el colegio está dando una lección a todos los que le rodean.

mama de 7 dijo...

Ana, ¿y como informarse del proyecto del Doctor Melero? ¿que es lo que hace? supongo que sera el incentivar a realizar todo, o ¿hay algo mas?.

NOELIA dijo...

TENGO QUE DECIRLE ANA SOLO UNA COSA: AMÉN A TODO. LO HAS DICHO TAL CUAL DEBE SER A MI MODO DE ENTENDER AL MENOS.

Anónimo dijo...

Tenía ganas de que viérais la película para que nos contáseis vuestra opinión. Nosotros también la vimos y la verdad es que la sensación que me causó fue muy similar a la tuya. Las lágrimas (que en mi caso sí aparecieron, algo innato en mí)fueron más de angustia, de inseguridad, de, como tú dices, ver reflejado el futuro de mi peque frente a mí. Y las dudas que tú comentas también se instalaron en mi cabeza (y aún hoy sigo tocada), me dio un vuelco a mi seguridad, a mi confianza en que todo iba a ir sobre ruedas, a que lo estábamos haciendo bien... no sé fue como un mazazo a mi recién establecida (y cogida con pinzas) confianza en nuestro papel de padres.
El gran dilema estaba nuevamente sobre la mesa camilla de mi casa. Qué hacer con el peque, y como tú dices muchas veces, ayudarle a ser el último entre los que tienen sus 46 cromosomas y por tanto "en teoría" aptitudes (y no actitudes) necesarias para integrarse en todos los aspectos en esta sociedad que tantas oportunidades da a los que se salen del estereotipo pre-establecido, o por el contrario intentar que sea el mejor entre los que tienen un cromosoma más como nuestros peques.
... Aún falta para ver con qué nos encontramos cuando estos personajillos vayan creciendo. Yo, hoy por hoy, creo que nuestros chicos son unos valientes, siempre digo que estoy orgullosa de mi hijo porque desde que estaba dentro de mí ha luchado por vivir, nació y siguió luchando por no morir, por adaptarse, por aprender, por romper con los moldes, por demostrar a todos los que no confiaban en sus posibilidades que SÍ PODÍA, y creo que, sin entrar en más, le debemos la posibilidad de, al menos intentar demostrar que puede. Si él es tan valiente y fuerte, trabajador, tenaz y un ejemplo de superación a su corta edad...¿quiénes somos nosotros para limitarle a priori sus posibilidades?. Es como si fuera a empezar una carrera y antes de dar el pistoletazo de salida, nosostros, sus entrenadores, les pusiéramos al hombro una mochila llenas de piedras.
Por tanto, yo creo que aunque la carrera será de obstáculos, y tirarán muchas vallas, se tropezarán, caerán, se rozarán las rodillas y las palmas de las manos... pero nosotros les curaremos, les vendaremos, les ayudaremos a levantar y si hace falta les impulsaremos para que puedan saltar la valla. Si ellos han sido tan valientes para iniciar la carrera a pesar de que sus zapatillas no son tan completas como las de los demás corredores, quiénes somos nosotros para rendirnos antes de que se de la salida????
Muchos besos.
XXX

mama de patu dijo...

una pelicula sin dudas especial,tienes una entrada en mi blog para ti ,besos

Mama de Teresa dijo...

A mila pelicula tambien me a afectado mas de lo que querria.
Cuando salimos del cine, no hablabamos Luis y yo de la peli, sino de Teresa, de su futuro, de que las cosas son asi, y que no hay mas vuelta de hoja.
No me gustaba lo que veia.
Me reafirmo a la vez en lo que digo siempre: para que sea la última con los "normales", prefiero que sea la primera entre sus iguales.
Quiero verla otra vez. Mas tranquila. Soy muy llorona, pero estaba tan angustiada por lo que estaba viendo, que me salian pocas lagrimas, peor, porque se me instalaba algo en el pecho que no se me ha quitado todavia.
Es toda una terapia.

Nia dijo...

Independientemente de la película, te tengo que felicitar por lo variado de tu criterio. No es normal encontrar a una persona que nombre el periódico la Razón y cita a Almudena Grandes en el mismo artículo. Se nota que vas por libre, ¿eh, mami? :)

Anónimo dijo...

¿Como criar a un hijo con SD? ¿Pretendiendo que sea "normal"? o ¿intentando que sea lo mas normal dentro de su dificultad?.

Esa frase lo resume todo pero tienes que partir de la premisa de que Teresa es normal, por tanto nada hay que cambiar.

He descubierto tu blog y me encanta.

Desde Chile un abrazo,

Marina