jueves, 2 de abril de 2009

LOS PADRES SIEMPRE COMETEMOS ERRORES




Hace unos días aparecía esta entrada en el blog "madre reciente":




Esta claro que los papas y mamas tenemos muchos errores en la crianza de nuestros hijos. No es fácil ser padres, eso lo tenemos clarisimo, pero lo intentamos hacer lo mejor posible. Por lo menos en nuestro caso. Y seguro que en el vuestro. Menos mal que según pasa el tiempo, vamos cogiendo algo de experiencia.

Y aun así, nosotros seguimos tropezando en las mismas piedras, y cometiendo las mismas equivocaciones. Por ejemplo, cuando se acuestan, les dejo una lamparita encendida, aunque mi madre diga que potencia el miedo. Pero las niñas así lo quieren. Día si y día no, siempre hay alguna de las peques, que se mete a lo largo de la noche en nuestra cama. Y en muchas ocasiones, la dejamos en ella. Pero, es que tenemos que descansar. Y así, pues mas cosas. Somos unos blandos. Pero son errores veniales, como los pecados.

Eso si, el tema del respeto a las demás personas, a las circunstancias de cada uno. A los animales, plantas, etc, no es negociable en ningún caso. En este punto, somos inflexibles su padre y yo. No hay nada peor que un niño maleducado, y agresivo con los otros.

Y, cuando tienes un hijo con mas dificultades, ¿cometes los mismos fallos? ¿ mas o menos?. Yo me culpo de estar inconscientemente mas pendiente de Teresa. Pero no solo en la atención puramente física, que eso es normal, es a todos los niveles. Quiero a mis hijas muchiiiiiiiiisimo, pero mea culpa, con Teresa es diferente. Se, que este comportamiento tengo que cambiarlo. Pero, es que, es tan buena. Eso si. Intento que no se me note demasiado.

¿Os pasa a vosotros?. ¿O soy un poco monstruo?.

8 comentarios:

Bernardo dijo...

En mi opinión es bueno para la formación emocional de los hijos que sepan lidiar con los "noes" que se encontrarán en la vida.

Por eso opino que en cuanto el niño empieza a gozar de autonomía, aprenda a identificar y respetar los límites a su autonomía y a su libertad. Y qué mejor ocasión para aprender que las pequeñas cosas de la vida: las chucherías/caprichos, los horarios, la higiene, la oscuridad... es mucho más fácil aprender con las chuches que con el alcohol o la moto.

Los niños pequeños enseguida aprenden que lo normal es respetar los límites, y que los caprichos son la excepción.

Jame aprendió a respetar las plantas mucho antes de gatear, cuando sólo sabía avanzar reptando por el suelo.

Y sobre las pesadillas en concreto, pues la misma receta de siempre: "Si no puedes curar, alivia. Y si no puede aliviar, consuela." No creo que se puedan prevenir, evitar o aliviar las pesadillas. Lo único que podemos hacer los padres es enseñar a los hijos a distinguir los sueños de la realidad: convertirlos en seres razonables, o sea, que hacen uso de la razón.

¡Mucho ánimo!

Lucía "rayito de sol" dijo...

Hola Teresa!!!
Si pasas por mi blog he dejado un regalito para vos, espero que te guste!! Besito!!
Lucía

AGUSTIN Y ANDREA dijo...

holaaa!!! Si pasas por mi blog te hemos dejado un regalito para vos.
Espreamos te guste...
Besitos

Lupis dijo...

Hola! Me ha encantado tu blog y lo marquè como favoritos. soy la orgullosa tia de una beba down mexicana, que tambien se llama Teresa. Es mi tercera sobrina y la mas pequeña y si muchas veces haces exepcion y media con ella, pero estoy totalmente de acuerdo con lo que Bernardo dice, tienen que identificar los limites de su autonomia y libertad. Porque si no, hacemos de ellos unos pequeños tiranos. Un gran abrazo mexicano, estaré dandome vueltecitas por tu blog. Tu Tere al igual que la mia.. es un sol!!

ana pastor dijo...

En nuestro caso creo que somos mas rectos con Ander que con la niña. Se nota en cosas como obligarle a que se vista solo, con ella cuando tenemos prisa lo hacemos nosotros. A él le potenciamos más la autonomía.

madre reciente dijo...

Mira este post de armandilio :) http://elmundodearmandilio.blogspot.com/2009/04/no-somos-perfectos.html

ana pastor dijo...

Hola te vuelvo a escribir por el mensaje de "comer sólido". A los niños con SD le salen los dientes más tarde. Piensa que toda la zona maximofacial tiene la musculatura con un tono bajo. Muchos terapeutas en estimulación temprana desde bebes hasta que le salen los dientes le dan masajes para desarrollar esa zona. Es bueno llevarlo a una revisión al dentista anual.
Después existen pequeños trucos, hay unos chicles farmacéuticos, insistirles con un chupa chup. todo esto es paciencia porque en un principio lo rechazan todo. Es importante el ejercicio de succionar, el doctor Melero nos dió un consejo, usar los zumos de carton que vienen con pajita (solo valen esos) porque si soplan siempre sube el zumo y el sabor suele gustarles.
También soy partidaria del método de la abuela un trocito de pan para morder el bimbo está genial porque con la saliba se reblandece. Si lo escupe, lo vuelves a intentar hasta que ganes, piensa que ellos son muy tozudos.
La mamá de Luisfer le daba una patita de pollo muy cocida que se desacía, como le gustaba jugar a hacer tiras mientras se entretenía algo comía.
Es importante que encuentres un sabor que le guste porque eso te va ayudar a que se esfuerce un poco más.
Pero ante todo paciencia, mil kilos de paciencia. luchar con la hipotonía no es fácil.
Por cierto, había otro método para que aguantaran de pie un rato y ganar tono, es ponerlos dentro de una papelera alta donde encajen, y les tenga de pie. Tienes que entretenerlos con un jueguete que le guste, pero un poco cada día. También pillar una sábana y atarla y tirar de ella como si la llevaran con las manos, pero que ella piense que anda sola para que gane confianza.

Superwoman dijo...

Las madres siempre vemos aquellas, vamos a llamarlas debilidades de nuestros hijos, aquello por lo que los demas pueden intentar hacerles daño. Es normal que Teresa para ti sea diferente, no porque necesite mas proteccion, sino porque sabes que el mundo la mira con otros ojos... y seguro que eso hace que quieras protegerla mas, aunque sea de manera inconsciente.

Un supersaludo