miércoles, 2 de octubre de 2019

VAMOS AFIANZANDO FRENTES ABIERTOS.

Ha comenzado el curso sin grandes sorpresas. Teresa permanece en el mismo colegio y con la misma profesora. Han cambiado algunos de sus compañeros, unos han avanzado de ciclo y otros como nuestra chica con síndrome de down permanece en ciclo 3. Otros nuevos se incorporan. Por este frente, el educativo,  estamos tranquilos. Sabemos que la peque está en el mejor lugar.

El ocio o más exactamente, la falta de él, siempre ha sido causa de preocupación. Sabía, que Teresa en algún momento de su vida, iba a  necesitar tener amigos fuera del cole y también he sabido,  que estos no iban a ser los que por edad le corresponden, por ejemplo de la urbanización donde residimos. Para pasar el verano en la piscina o jugar un rato entre semana, vale, pero las necesidades e intereses son totalmente diferentes. Ha llegado, por fin, la solución para el frente lúdico.

Hace más de dos años solicitamos participar en el proyecto Salta Conmigo. Es un programa de ocio dirigido a personas con discapacidad intelectual, promovido y financiado por el Ayuntamiento de nuestro municipio. Es el apoyo real, y no sólo verbal de las instituciones públicas,  lo que hace que nuestros hijos con dificultades,  puedan en muchos casos disfrutar de estos momentos en igualdad de condiciones. Y ha sido ahora, cuando por fin nos han otorgado una plaza ( la lista de espera es enorme). 

Su grupo está formado por 8/10 jóvenes de 10 a 14 años junto a sus monitores. Nuestra jovencita cumple 12 primaveras, ¡¡madre mía 12!!, el 15 de Octubre. Realizan alguna actividad todos los fines de semana, excepto cuando coinciden con un puente o festivo.  

La imagen puede contener: 1 persona, de pie, teléfono e interior

Ya ha participado en dos salidas. La primera, una merienda y paseo por el municipio y el pasado domingo acudieron a una exposición en La Casa Encendida en Madrid, tomaron un aperitivo y comieron al aire libre. Se movieron en transporte público. Trabajando autonomía. 

Teresa ha reaccionado muy bien. Se pone su bolsito y se va con sus nuev@s amigos. Montar a caballo, ir al teatro o pasar un fin de semana en un albergue son alguno de los planazos que esperan próximamente a nuestra chica con síndrome de down.

Vamos afianzando poco a poco nuestros deseos. Buen colegio, buena diversión. Ya tenemos puesta la mirada en el siguiente objetivo. Apartamentos tutelados.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que buenas noticias ver como Teresa va creciendo y afianzándose. El tiempo libre es tan importante como el tiempo escolar. Y es logico que estes preocupada por ello.