jueves, 24 de enero de 2019

CERMI, DISPARO DEL FUEGO AMIGO

     Hemos recibido un balazo al corazón y lo peor,  que es consecuencia del fuego amigo.

Cuando Teresa se escolarizo en el centro de Educación Especial Gil Gayarre hace ya varios años, fuimos conscientes que había encontrado ¡por fin! su sitio. Un lugar donde era respetada, querida y animada en su caminar. Con profesionales que sabían lo que tenían entre manos, porque se habían preparado para ello.  En ningún caso fue considerada un problema a tratar, sino una maravillosa persona a educar.

Y ahora esa tranquilidad y el futuro de nuestra chica con síndrome de down  vuelve a ponerse patas arriba. Se plantea un proyecto que haría desaparecer estos centros. 

Acudimos huyendo de la educación ordinaria al colegio de educación especial, ya fueran públicos o concertados. Y así, miles de padres, que veíamos en estos espacios una tabla de salvación para nuestros pequeños.

El CERMI (Comité español de representantes de personas con discapacidad), mas acostumbrado a moverse en despachos de alto nivel,  que en los patios de los colegios, ha denunciado que los alumnos con dificultades es enviado a centros de educación especial por norma, no entendiendo que muchos acudimos no solo voluntariamente sino desesperados por recalar en ellos. Dicen que favorecen la segregación y la discriminación. Como si eso no fuera precisamente lo que se vive día a día  en los coles de integración. La teoría es maravillosa, la practica desastrosa.

La ONU en su dictamen ordena a España, la desaparición de los centros de educación especial y  con ello condena a  miles de alumnos con discapacidad a volver al punto de partida del que no queremos ni acordarnos. 
Resultado de imagen de cermi denuncia colegios educacion especial

CERMI, ONU y el gobierno actual quieren cerrar estos coles hablando de Inclusión Educativa.

* Para ellos la Inclusión  es que una niña con síndrome de down que no controla todavía esfinteres vesicales y anales, sea alejada de la clase, permaneciendo en un pasillo, porque se ha hecho caca y el olor molesta  sus compañeros. O  con los pantalones mojados hasta que alguien ajeno al cole vaya y la cambie. Pueden pasar horas.

* Para ellos la  Inclusión es que los padres tengan que ir a cambiar a su hija al colegio porque no ponen el personal que si existe en los colegios de educación especial, debiendo abandonar su puesto de trabajo continuamente. O teniendo que ser las propias hermanas las que limpien a su hermana. 

* Para ellos la Inclusión es que en los centro ordinarios  los profesionales no sepan que enseñar, como enseñarlo, ni siquiera saber como tratar en muchos casos a personas con discapacidad.

* Para ellos la Inclusión es que el profesional destinado al alumno con NEES vaya un día a la semana, con suerte dos.

* Para ellos la Inclusión es entender que ese alumno con dificultades solo necesita apoyo educativo, obviando todos los aspectos de su existencia. Ocio, higiene, comunicación, autoestima, integración y convivencia.

Según el CERMI Teresa debe de volver al centro del que salimos horrorizados, vapuleados y agotados por el desgaste que causa la desidia, los protocolos y la ignorancia de los profesionales que la trataban o decidían por ella  y abandonar su colegio actual al que no quiere faltar ni un día. 

Estamos preocupados, estamos noqueados ante esta posibilidad que se presenta. Este certero disparo directo al corazón. 

No te preocupes cariño mio, no vamos a tolerar que seas nuevamente maltratada por las administraciones o comités que en teoría deberían protegerte.

Se ha iniciado una recogida de firmas en Change.Org para intentar parar este despropósito que afecta tan de lleno el futuro de nuestros familiares y a los que no se les ha tenido minimamente en cuenta.

Por favor. FIRMAR.



3 comentarios:

Raquel dijo...

Los padres siempre deberían poder decidir lo que es mejor para sus hijos. De otro modo lo que es un derecho se convierte en una obligación. Estos señores basándose en el principio de inclusión se olvidan del principio de individualidad. Ánimo y seguid luchando por vuestra hija. Nadie mejor que vosotros sabe lo que es mejor para ella.

Anónimo dijo...

Parece que ahora esta de moda la palabra inclusión. Ahora ya no se trata de integrar, que es simplemente mezclar y cada uno que se apañe. Ahora es incluir, que parece mas conciliador con lo que se pretende.
Pero, me pregunto, ¿incluir a quien y donde?.

Andrea dijo...

Mi hijo tiene un trastorno autista y ha comenzado este año en un colegio de educacion especial.El cambio de Julian que así se llama ha sido espectacular. Nos ocurre como a ti. Hemos llegado huyendo del abandono y nos negamos a dar un paso atrás.