jueves, 3 de mayo de 2018

DE DOCIL Y PLANA NADA

Casi nada relacionado con el síndrome de down es como nos imaginábamos.

Nos decían que eran perfectas mascotas, dóciles, simpáticas, sin complicaciones, sin aspiraciones. Pues no. Nuestra chica con síndrome de down es temperamental, muy agradable la mayor parte del tiempo, orgullosa, rebelde y sabe muy bien lo que quiere y como conseguirlo.

Es un amor. Pero también es una pre-adolescente. Con todo lo que esa palabra conlleva.

En nuestra absoluta ignorancia dábamos por hecho que no íbamos a vivir lo mismo que con las demás hermanas, que no íbamos a salir de nuestra zona de confort infantil.  Teresa no es un ser humano plano  y discapacitado, es un proyecto de mujer que lucha día a día por hacer sus sueños realidad. 

Pero tengo mis dudas respecto a las facilidades que esta sociedad implacable la va a prestar. Dudo que este preparada para entender que el que tiene algo mas de dificultades para alcanzar retos, también tiene un corazón repleto de ansias de vivir, evolucionar e integrarse.



La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, sentado y gafas