viernes, 17 de junio de 2016

UNA EVALUACION FINAL COMO DIOS MANDA

Ha llegado el fin del primer año en su nuevo colegio. Y los cambios se han notado también en las calificaciones. El curso pasado suspendió todas, según la profesora porque el sistema no la permitía aprobarla. Increíble que se la "midiera" con los mismos requisitos que a los demás compañeros. Ahora ha prevalecido la persona y su evolución individual, que ha sido fantástica.

Me han llamado mucho la atención las evaluaciones porque reflejan el exhaustivo seguimiento que sus profesora y los profesionales relacionados con nuestra chica con síndrome de down han realizado.

Parece que la conocen como "si la hubieran parido". No es un aprobado o suspendo lo conseguido en como el curso pasado, es una evaluación personalizada, en la que prima el desarrollo integral de la persona. Desde todos los aspectos: comedor, relaciones sociales, academicas, logopedia, etc. Muy satisfechos.

Hace ya unos días tuvimos una reunión con todo el equipo multidisciplinar para intercambiar información sobre la evolución de Teresa. También para recibir pautas respecto a la adquisición de nuevos hábitos y autonomía. Y alguna de ellas son referentes a moverse dentro del espacio cerrado en el que residimos. la protagonista de este diario ya es bastante independiente. No teme a nada ni a nadie y conoce prácticamente a todo el mundo. Obviamente su síndrome de down la hace mas llamativa. No hay que negar la realidad. Y es ese cromosoma de mas el que la proporciona unas  habilidades sociales que ya las querría yo para mi.

Una de las pautas es diferenciar el piso donde residimos en el interruptor del ascensor y del portero automático. Pusimos una nota informativa explicando que las pegatinas tenían como finalidad facilitar la autonomía personal de una niña con síndrome de down y que rogábamos no fueran retiradas. 

Se ha abierto este fin de semana en la urbanización la piscina , por tanto ahora todos los días son fiesta. Un motivo mas de alegría para esta maravillosa criatura.