lunes, 9 de febrero de 2015

TODO UN ACIERTO LOS DEBERES

A la vez que escribía la entrada anterior en la que mostraba mi preocupación por la falta de ilusión de nuestra chica con síndrome de down a la hora de acudir al cole,  pedí a la profesora de Teresa que la pusiera alguna tarea todos los días, no solo los viernes que era cuando habitualmente la llevaba y ha sido todo  un acierto.

Viene con una ficha casi a diario, normalmente para realizar números, letras y pintar algún dibujo y para la pequeña ha sido un revulsivo. Se hace absolutamente responsable de su hoja, se sienta con sus hermanas y se encarga concienzudamente de completarla. Esto no significa que la haga perfecta o que a veces no se canse y no quiera seguir, pero ha habido un  cambio desde entonces. Y lo que es mas importante, para bien.

La profesora es un referente ahora para Teresa. Lleva ya varias semanas que la nombra con frecuencia, hablando con naturalidad y respeto de "su profe". Y observo que acude mas conforme al centro. Respiramos tranquilos. ¿Quien no tiene una época de hartazgo?.

A la orientadora del centro, que es la profesional que entre otras funciones,  se encarga de la coordinación de apoyos y vigilancia de la  escolarización de los niños con necesidades la hemos visto hoy. Teníamos confirmada reunión con la profesora y desconocía que iba a estar ella presente. Se nos ha informado de los conceptos que trabajara Teresa en el próximo trimestre. El intercambio de datos ha durado no mas de 3 minutos.

El resto hasta completar 50, ha sido para decir que no quiere que se nombre en el diario que con tanto cariño mantenemos. Pero claro, no tenemos otra orientadora educativa de referencia. Por eso cuando la temática nos obligue a referirnos como percibimos el trabajo de A respecto a Teresa pues habrá que reflejarlo. Lo ideal seria hacer constar que como padres todo su trabajo nos resulta maravilloso, pero es imposible hacerlo cuando nos parece bastante regular y claramente mejorable.

6 comentarios:

Carmen Gimenez dijo...

Hay muchos orientadores que no tienen ni idea,por desgracia. Pero tambien hay una legislación que se debe cumplir. Habeis probado a pedir cita con ella para guiarla??? Soy pt y sé lo importante que es para estos niños el apoyo extra que proporcionamos...es tan necesario...Mucho ánimo para toda la familia

Anónimo dijo...

Cómo me alegro de la mejora de Teresa... quizás somos los padres los que nos preocupamos en exceso y no era tanto... yo si algo he aprendido en los 5 años de Isaac es que no existen los términos medios, o estás muy muy preocupada, muy triste, muy agobiada por cualquier tema: salud, estancamiento, conductas disruptivas... o estas muy muy contenta y feliz por cualquier pequeño avance o simplemente por verle sonreir... Supongo que hay que aceptar estos sentimientos tan opuestos y aprender que un día estás abajo pero que en cualquier momento te da un subidón. Lo dicho, me alegro mucho por Teresa y esos pequeños grandes avances.

rocío

Anónimo dijo...

No me extraña que no quiera que se la nombre en el diario, atentas contra la intimidad de las personas.

Marisa dijo...

Hay profesiones en las que la mediocridad no puede ser una opción.Vales o no vales.
Cuando desgraciadamente topas con alguien que no sirve, y esto es muy habitual en algunos centros,las consecuencias son desastrosas para los niños y los padres.
Profesionales rendidos, sin ningún interés, con mucha teoría y poca practica.Y lo que es peor, sin intención de mejorar.
No creo que se mete en ninguna intimidad. Si la mejoría de tu hija depende en parte de la buena labor de una profesional, y hablas únicamente de su labor de trabajo, el cual no sabe hacer, pues habrá que decirlo.Si no que mejore o se dedique a estar en una oficina.

Anónimo dijo...

Vaya lio Mercedes.
No tienes que desconfiar de esta chica. Seguramente no es que no quiera, es que lo mas seguro es que no sabe.
La realidad es que no tienen apoyos, tampoco lugares de referencia. Hay muchos recortes y cada vez menos gente que se ocupe de esa palabra que tanto odio de integración. Y ademas la burocracia se lo come todo.
Por tanto, intenta ser menos exigente, aunque solo sea como higiene mental porque no creo que sea tan inútil (que los hay), es que no sabrá por donde moverse.
Al contrario que tu, nosotros tenemos a Laura como jefa del equipo de orientación de Mario. Todo el colegio estamos muy satisfechos y cruzamos los dedos para que no la trasladen.
Ya lo ves, nuestros hijos están en manos en muchas ocasiones de la lotería.
Confía, confía.
Un abrazo
xxx

Anónimo dijo...

Mercedes, siento que no estéis satisfechos con la atención que recibe Teresa. Nosotros tenemos la suerte de tener un lujo de profesionales a nuestro alrededor.
En cualquier caso, espero que no te siente mal, creo que debes respetar el deseo de la orientadora y de cualquier otro profesional de no aparecer en vuestro diario, y menos con nombres. Eso no quiere decir que no puedas contarnos con sinceridad la evolución o dificultades de tu hija. Siempre se puede hacer de un modo más general, sin entrar en detalles cuando esas personas no muestran su conformidad.
Primero, por respetar su derecho a la intimidad, que lo es independientemente de cómo ejerzan su labor.
Y, segundo, porque quizá la más perjudicada pueda ser Teresa, si esas personas o las que vengan en el futuro, acaban trabajando con ella a disgusto o con inseguridad por lo que tú nos puedas contar aquí.

Un abrazo