jueves, 12 de septiembre de 2013

LO IMPORTANTE ES LLEGAR





.
Comienza el nuevo curso para nuestra chica con síndrome de down. Nuevas metas, nuevas ilusiones, nuevos proyectos, nuevos amigos, nuevos profesores para esta criatura destroza mitos.

Realiza  3º de Educación Infantil. Permanece un curso por debajo de lo que correspondería,  pero ya sabemos que la educación de nuestros hijos con dificultades es una carrera de fondo. Vamos mas despacio en numerosas ocasiones. Nos detenemos, cogemos aire, recuperamos el aliento  y nuestros pequeños héroes continúan abriéndose camino en este mundo escolar a veces tan hostil, que recorta en donde menos se necesita, en las personas que mas lo precisan.

Lo importante es llegar, pero es decepcionante observar como los que deberían facilitar y allanar el camino, entiéndase administraciones publicas con competencias en educación,  lo llenan de piedras hasta hacerlo en ocasiones prácticamente intransitable.

Este verano que ya dejamos atrás ha sido el verano de Teresa. La niña de hace unos meses no tiene nada que ver con la pequeña que arrastra su mochila feliz al colegio. Por fin ha empezado a dejar atrás su imagen de bebe para convertirse en "una pequeña señorita"

Ha progresado espectacularmente en su vocabulario y expresión. No nos engañemos. No se la entiende perfectamente y sabemos que queda mucho camino por recorrer, pero vamos por la senda correcta. La logopeda que la atiende los viernes es una gran profesional, que esta haciendo un gran trabajo.

Y lo que creemos mas importante, va afianzando su carácter, nada tímido. Sociable, valiente, segura de si misma y con unas emocionantes ganas de aprender y progresar.

Pero no todo es bonito. La discapacidad de nuestra hija hace acto de presencia en muchos momentos cotidianos. Es inevitable. El control de esfínteres no esta siendo tan fácil como imaginábanos. Mas bien es desesperante ver que no avanzamos casi nada.

El pis no lo pide casi nunca. La ponemos cada dos horas y se mantiene seca, porque entonces si lo hace. La caca, nada, ni la pide, aunque si que la molesta estar manchada. Cuando la hace en el wc es por pura casualidad.

Se nos dice que cada niño es un mundo, que ella aun no tiene la conciencia necesaria de su cuerpo para controlarlo, etc, etc... pero mi mayor preocupación es si no va a aprender nunca y siempre va a ser incontinente. A todo el que pregunto y pregunto  mucho me dicen que no me preocupe, que tarde o temprano este retraso quedara superado. Pues que sea cuanto antes.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena la viñeta. Es el pan de cada día.
Y no te preocupes por el pis. Un día cuando menos lo esperes llegara el control.

Anónimo dijo...

Igual que han llegado los demás avances, llegará el de esfínteres!!

´Paciencia

Anónimo dijo...

Como te entiendo. Mi hijo Marcos también estuvo muy atrasado con los pañales.
Empezamos a ver la luz cuando ya contaba casi con 7 años. Por tanto no desesperes.
Un abrazo