lunes, 18 de febrero de 2013

SENTIR CONFIANZA DE LOS MAESTROS NO TIENE PRECIO


Los que somos padres, sabemos que los profesores que pasan por la vida de nuestros hijos son muy importantes en su vida, determinantes en su felicidad.

Por eso una de las principales preocupaciones que tenemos después de conocer el diagnostico de síndrome de down es la formación que recibirán en un futuro.

Escuchamos las diferentes opciones que se nos presentan y empiezan las preguntas: ¿que hacer?. ¿Educación de integración o educación especial?, ¿a que colegio los llevaremos?, ¿quien serán sus profesores?,  ¿se preocuparan por su aprendizaje?. ¿ Tendrán la preparación adecuada?. Y así un millón de dudas.

Los maestros son imprescindible en su caminar por la vida. Mucho mas que meros educadores. Pilar fundamental en su existencia para hacerles ser uno mas en la clase.

A todo esto se añade que hay que lidiar con recortes económicos intolerables, menos personal de apoyo, menos medios materiales,  una administración que ni esta ni se la espera en los momentos que mas se la necesita y terminamos  dándonos cuenta que los pequeños en muchas ocasiones dependen del buen hacer y la buena voluntad de los profesionales de la educación.

Nuestra chica con SD acude al Colegio Mengual junto con sus hermanas. Un centro pequeño, concertado donde es tratada con la normalidad que le falta muchas veces a la madre de la criatura, que a veces ve problemas donde no hay mas que obstáculos superables con trabajo.

Este curso Azucena es su "señorita", una fabulosa educadora que en mas de una ocasión tiene que recordar a la mamá,  que Teresa no solo debe hacer las cosas sola, es que puede hacerlas sin ayuda. 

Sentir confianza respecto al colegio donde llevamos a nuestros hijos, independientemente de la educación que ofrezcan ya sea especial, integración o combinada y observar que los niños van felices, contentos, sintiéndose seguros no tiene precio.

7 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

Pues sí, un buen profesor con el que tener una conexión especial no tiene precio.

Anónimo dijo...

Me encanta la foto, ¿es de los carnavales?.
Tienes razón un buen profesor no tiene precio y mas en la educación de nuestros hijos, en la que siempre estamos mirando de reojo para ver como lo hacen.

Anónimo dijo...

Los profesores ya tengan los hijos discapacidad o no son esenciales para los niños con NEES.
Tienes razon respecto a los recortes que intentan disfrazar con la palabra reorganización.
Se quitan apoyos, material, todo lo que nuestros hijos necesitan y ademas no se distinguen las autonomías. Todas son igual de cicateras.

Anónimo dijo...

excelente entrada y excelente homenaje a los defenestrados profesores.

Mariola dijo...

Que razón tienes Mercedes, siempre dudando de si el que cuida de nuestros pequeños lo hará bien.
La foto preciosa. Y Teresa esta muy mayor ya, una mujercita.

Anónimo dijo...

Mi hijo Daniel tiene un maestro que es todo para el.Le esta enseñando a formarse no solo como estudiante, ya esta en cuarto nivel, sino como persona.
Pero hay un temor, ¿que ocurrira cuando desaparezca Manuel y venga otro maestro?. Y eso sera el año que viene y estamos temblando.

Teresa dijo...

Qué gracia, hace siglos que no entro en el blog y lo he hecho después de estar mirando webs de coles y de enviar un mail al Mengual para saber si harán jornadas de visita... Menos mal que no creo en las casualidades, así que aquí debe haber algo importante a tener en cuenta. Me dijiste por mail que Teresa iba a ese cole...nunca te respondí :-(
Muchas gracias!