domingo, 15 de abril de 2012

DIRECTO AL CORAZON



 Estamos inmersos en una locura y esta consiste en ir y venir de Yanguas constantemente para atender el albergue que gestionamos en esta preciosa población soriana.  Y la consiguiente alteración  de rutina que a veces tanto me afecta.

Hemos tenido alojados un  grupo de chavales de  9 a 12 años. En el caótico  momento de su entrada en las instalaciones  me pareció ver  una niña con síndrome de down. 

Me encuentro separando las sabanas de las fundas de almohada para repartirlas entre los pequeños, cuando me pregunta una  voz gutural: 

--  Si quieres, puedo ayudarte,  soy Sandra y ya he colocado mi maleta. Es la jovencita con un cromosoma de mas que me parecido distinguir entre el montón de cabecitas hace ya unos minutos.

-- Dios mio, ¿que si puedes ayudarme? me preguntas, pienso en mi interior.

Va acompañada de Laura, que según cuenta Sandra es su mejor amiga. Tienen 11 años.

--Me encantara que me echeis una mano, porque sois muchos y asi iremos mas rápidos. 

 Miro a esta preciosa criatura y me emociono al hacerlo porque en ella veo reflejada a  Teresa y me gusta lo que tengo enfrente.

Después de unos días de diversión y actividades se han marchado a casa felices y contentos. Pregunto a mi nueva amiga al despedirme  que tal se lo ha pasado, explicándome que genial porque ha dormido en la litera de arriba con sus amigas, han bailado y lo que mas la gusto es El Barranco Perdido de Enciso (La Rioja). 

A mi me ha sorprendido lo independiente que se maneja  y lo fácil que ha sido la convivencia de ella con el resto de los compañeros, que por cierto la trataban con absoluta naturalidad.  Los únicos momentos que se la veía algo incomoda o retraída es cuando existía mucho barullo a su alrededor.

 A nuestra  preciosa huésped la pasa como a mi, no nos gusta en exceso el caos ni que nos alteren la rutina.

8 comentarios:

Toni dijo...

Nosotros estuvimos el verano pasado en El Barranco Perdido y nos encanto. Pasamos un día estupendo, lo que no sabia es que estabais tan cerca, pero entonces no tenia la suerte de conoceros.
Jairo que entonces tenia 9 años y como tu Teresa un cromosoma de mas, se lo paso estupendamente.

Anónimo dijo...

A nosotros también nos gusta ver a jóvenes divirtiéndose en grupos que no son de gente con down.
Y tienes razón con lo del barullo, a Alvaro nuestro hijo de 18 años huye como gato escaldado del ruido y de la juerga. Se aturulla.

Estoy creando un blog hablando de nuestro hijo, cuando lo tenga listo seras la primera en verlo.

Maria

Con Una Sonrisa Y Una Mirada dijo...

Los niños son los que mayores lecciones nos enseñan. Los adultos somos los que lo fastidiamos. Me imagino lo contenta que habrás estado con tu huésped. Momentos como ese nos llenan de mas fuerza. Un besazo a todas las princesas, pero con permiso de sus hermanas uno mas grande para Teresa

mama de 7 dijo...

Siempre que llega algún grupo, espero en secreto que llegue alguien son síndrome de down para convertirlo en mi huesped favorito.
Desgraciadamente llegan pocos.

Yolanda dijo...

Hola soy mamá de Aitana, mos conocimos cuándo Teresa tenía meses en una fiesta de Apanid.Aitana ya tiene 7 años. Hace poco vi a Teresa disfrazada de la mano de un señor, ellos cruzaban un paso peatones, la vi guapísima y muy salada. Ya verás como te va a ir enseñando todo lo que es capaz. Es alucinante. Hasta la tendrás que mandar callar más de una vez porque no pare de hablar y de preguntar. Enhorabuena por tu blog. Un beso

Con Una Sonrisa Y Una Mirada dijo...

Estoy segura de que yo esperaría lo mismo

mama de 7 dijo...

Hola Yolanda.
Pues seria carnavales e iria de la mano de mi suegro y si no era muy mayor del papa de la criatura.
Te recuerdo perfectamente, porque en esos meses era una esponja que me fijaba siempre en los peques mas mayores.
¿Que tal Aitana? ¿a que colegio va? tenemos que hablar.
Un abrazo

Yolanda dijo...

Aitana de momento muy bien, lo que te decía, a mí no deja de sorprenderme, tiene cada salida. Fue a la escuela infantil hasta los 7 años (allí genial ), y ahora está en 1º de primaria en el colegio Jorge Guillen en Getafe.Principalmente la integración es para niños motóricos. El equipo que le ha tocado a Aitana es muy bueno, al principio los cambios nos han costado y casi más a mi que a ella, ya sabes que nosotros somos peores para los cambios.Pero ahora ya mucho mejor, sigue con muchas ganas de aprehender. La última de Aitana: nos acababamos de levantar para ir al cole y con una cara de emoción enorme me dice "sabes mamá? he visto a Papa Noel iba en un coche negro, se ha bajado y me ha mirado a mí, pero no ha dejado regalos porque no estaba puesto el árbol de Navidad.Cuando bajamos al garage a por el coche me dice: Ves mamá ahí estaba el coche de Papa Noel. Mamá hazme una foto. Ya la expliqué que había tenido un sueño. y me preguntó que qué era eso. Se lo expliqué.Ya te contaré más momentos muy buenos.....Otro día dijimos en voz alta que queríamos un sitio para aparcar el coche, pues no encontrabamos, a la cuarta vez de decirlo las dos encontramos el sitio, le dije "ves Aitana las cosas cuando las deseas se cumplen, cuando quieres algo hay que decirlo" , al día siguiente cuando nos subimos en el coche para ir al cole, empezó a canturrear con el mismo tono " No quiero ir al cole... no quiero ir al cole.... me reí y le dije No Aitana era queremos un sitio.... menuda bruja.