miércoles, 22 de septiembre de 2010

EL PRIMER LIBRO DE COLE DE NUESTRA PEQUE


Proyecto Educativo "Cuento aventura" de la Editorial Everest es el primer libro que va a utilizar Teresa en su corta pero intensa vida. Y deseábamos que llegara este momento. La normalidad de comprar el material escolar, al igual que ocurre con sus hermanas. La cuesta de Enero en realidad sucede en Septiembre. Y no es una cuesta, es lo mas parecido a subir un ocho mil.

Comienza su etapa educativa en la escuela infantil Dino, situada en San Pedro Manrique, junto a Marta, William, Jaione y Manuel. Integrada en un aula en la que va a ser una mas. Nos faltan unos días para terminar el periodo de adaptación.

No va a tener adaptación curricular, nuestra chica con SD seguirá su ritmo, poniendo sus cinco sentidos en hacerlo muy bien, y cada trabajo que nos entregue nos hará mucha ilusión recibirlo. Las profesoras que la guían en este camino recién iniciado no pueden ser mejores.

Vamos cumpliendo etapas, ya hemos comprado su primer libro de colegio. Se esta convirtiendo en una maravillosa mujercita.

Disfruta con el contacto diario de sus compañeros, marcando distancias con Reyes, que permanece en otro grupo. Ahora aun con sus pequeños retrasos, se distingue quien es la hermana mayor y quien la pequeña, aunque esta supere a Teresa en muchos aspectos.






4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ole por todos y cada uno de los progresos de Teresa y por el de cada uno de nuestros chicos y chicas con S.D. Por cierto, Mercedes, hoy se ha emitido el programa de Telecinco al que te negaste a participar. Simplemente indignante, y es que sencillamente me ha parecido un circo de programa. No entiendo como dos personas "normales" (siguiendo la denominación que se ha seguido a lo largo del programa para denominar a aquell@s con 46 cromosomas) son capaces de poner sobre la mesa de un programa la decisión de interrumpir un embarazo al conocer el resultado de que la hija que van a tener tiene una trisomía 21, amparados por una en ley en la que un niño con una alteración cromosómica se encuentre dentro de los supuestos legales como feto malformado. Se ha hablado de niños enfermos, niños eternos, marginados socialmente, señalados con el dedo, deficientes, sin sentimientos, "no normales", sin capacidades... nada más lejos de la realidad: como madre de un niño con S.D. me ha parecido indignante el tratamiento público que se ha dado a este tema, mi hijo no tiene una enfermedad sino un cromosoma de más que, simplemente, le exige un mayor esfuerzo a la hora de conseguir sus logros. Está integrado socialmente, y es respetado y querido en su entorno. Es un luchador nato (partiendo de la base que luchó hasta por venir a este mundo (seguramente en otra familia no lo hubiera logrado), trabajador y tenaz , y sinceramente nadie que le conoce puede considerarle un discapacitado, sino, me atrevería a decirlo: es un gran capacitado. El mayor orgullo como madre que se puede tener es un ser tan abierto a conocer, tan estimulado a los sentimientos, tan agradecido ante el esfuerzo...Es una gran pena que este tema que es la pasión de tantas madres, padres, familiares y amigos se haya tratado con tanta frivolidad y tan mal gusto por esta "nuetra cadena amiga".

Qué dificil es seguir luchando por la igualdad de nuestros niños con episidios tan denigrantes como el que hoy he tenido que presenciar.

Mama de 7 dijo...

Me ha llamdo mi suegra y me ha dicho que pusiera T5, que hablaban del SD.
Que contarte, que me ha costado no tirar la television al cubo de la basura.
Estoy esperando poner el enlace del programa.
Yo creo que seguro que su emision se puede condenar con penas de carcel.

ana pastor dijo...

Siento tener que decir, que sigo sin estar en contra de la ley del aborto. El problema no es la ley que le otorga a alguien el derecho de tomar una decisión. La decisión las toman las personas y yo desde luego me siento incapacitada para juzgar quien hace bien o mal y lo que debe hacer.
Pero si soy culpable que un % de abortos se deban a la trisomia 21, soy culpable porque mi mensaje de normalidad no llega y no soy capaz de explicarme mejor. Mi hijo vive integrado con los mismos objetivos que los niños de su edad, va las actividades extraescolares de su hermana, ama, odia, juega, come, habla, canta, llora....Como cualquier niño de su edad. Pero como padres a veces caemos en ver nosotros mismos las diferencias. ¿por qué los niños con SD van a campamentos especiales?, ¿Por qué cuando sale un adulto con SD (ejem el hijo del seleccionador nos emocionamos?, ¿Cuál es el mérito del hijo del Vicente del Bosque? ¿tener SD quizás? De su padre sé cual es el logro, de su hijo supongo que estudiará o trabajará como cualquier otra persona del mundo. Llegó un momento que cuando alguien me llamaba para decirme que salia en tele le contesté si me iban a telefonar cada vez que saliera una mujer madre, trabajadora o una mujer gordita o alguna rubia teñida., ¿por qué cuando un terrorista suicida tiene SD es porque le han engañado?. Tener SD no les identifica como buenos o malos, puede tener SD y ser capullos y asesinos y el síndrome no les exime porque saben tomar decisiones,por lo menos estoy convencida de que mi hijo decidirá que va a estudiar y vivirá solo, independiente.
¿por qué un SD de 50 años es un niño y no un adulto?, ¿por qué todas las personas con SD tienen que relacionarse exclusivamente entre ellas?.
Sé que no puedo cambiar el mundo en un día, sé que seguramente mi lucha por la inclusión será complicada y a lo mejor la naturalidad con la que yo veo las diferencias será algo normal dentro de 100 años, pero soy consciente de la culpa no es de una ley, la culpa es nuestra porque si queremos cambiar las cosas tendremos que ser ejemplo y para ello tenemos que CONFIAR EN NUESTROS HIJOS, PUEDEN.
Yo no he visto el programa de telecinco pero si nos gusta tendremos que protestar, me encanta la lucha que tienen contra los medios las familias de los niños con TEA que no pasan ninguna y con ello, van a conseguir romper con todos los tópicos.
Basta ya de que nuestros hijos sean victimas no son enfermos, ni retrasados, ni dependientes, ni inutiles. Hablemos en positivo, protestemos.

ana pastor dijo...

Siento tener que decir, que sigo sin estar en contra de la ley del aborto. El problema no es la ley que le otorga a alguien el derecho de tomar una decisión. La decisión las toman las personas y yo desde luego me siento incapacitada para juzgar quien hace bien o mal y lo que debe hacer.
Pero si soy culpable que un % de abortos se deban a la trisomia 21, soy culpable porque mi mensaje de normalidad no llega y no soy capaz de explicarme mejor. Mi hijo vive integrado con los mismos objetivos que los niños de su edad, va las actividades extraescolares de su hermana, ama, odia, juega, come, habla, canta, llora....Como cualquier niño de su edad. Pero como padres a veces caemos en ver nosotros mismos las diferencias. ¿por qué los niños con SD van a campamentos especiales?, ¿Por qué cuando sale un adulto con SD (ejem el hijo del seleccionador nos emocionamos?, ¿Cuál es el mérito del hijo del Vicente del Bosque? ¿tener SD quizás? De su padre sé cual es el logro, de su hijo supongo que estudiará o trabajará como cualquier otra persona del mundo. Llegó un momento que cuando alguien me llamaba para decirme que salia en tele le contesté si me iban a telefonar cada vez que saliera una mujer madre, trabajadora o una mujer gordita o alguna rubia teñida., ¿por qué cuando un terrorista suicida tiene SD es porque le han engañado?. Tener SD no les identifica como buenos o malos, puede tener SD y ser capullos y asesinos y el síndrome no les exime porque saben tomar decisiones,por lo menos estoy convencida de que mi hijo decidirá que va a estudiar y vivirá solo, independiente.
¿por qué un SD de 50 años es un niño y no un adulto?, ¿por qué todas las personas con SD tienen que relacionarse exclusivamente entre ellas?.
Sé que no puedo cambiar el mundo en un día, sé que seguramente mi lucha por la inclusión será complicada y a lo mejor la naturalidad con la que yo veo las diferencias será algo normal dentro de 100 años, pero soy consciente de la culpa no es de una ley, la culpa es nuestra porque si queremos cambiar las cosas tendremos que ser ejemplo y para ello tenemos que CONFIAR EN NUESTROS HIJOS, PUEDEN.
Yo no he visto el programa de telecinco pero si nos gusta tendremos que protestar, me encanta la lucha que tienen contra los medios las familias de los niños con TEA que no pasan ninguna y con ello, van a conseguir romper con todos los tópicos.
Basta ya de que nuestros hijos sean victimas no son enfermos, ni retrasados, ni dependientes, ni inutiles. Hablemos en positivo, protestemos.