lunes, 6 de abril de 2009

EL SOL TODO LO CURA



El sol y el buen tiempo, es la mejor medicina. Con el kit de dominguero: nevera, mantel, tupper con la tortilla, tenedores y platos de plástico. Todo sabe mas rico al aire libre.


A Teresa la acompaña el "tacata". En estimulacion nos dicen que no se nos ocurra sentarla en este trasto. Pero hay que dejarse guiar, de acuerdo, pero luego actuar como consideremos los padres. Nosotros la colocamos muchas veces. Al igual que a mis otras hijas en su momento. Se mueve con el cada vez mas. Y no tiene que estar tumbada o sentada. Es mas independiente.

Raquel, Eko, Teresa y Mercedes

La Semana Santa la pasaremos en varios lugares, para ir cambiando de aires.
Me encanta ser madre, pero me agotan las hijas mayores de edad como la mía. Desde que ha cumplido 18 años, no hay quien la aguante. Todos, por lo menos yo, también pensaba que ser mayor de edad significaba hacer lo que me diera la gana. Hasta que la realidad del día siguiente te pone los pies en la tierra.

Esperas que vayan creciendo. Es genial verlos hacerse personitas. Pero hay una franja de edad, que realmente es una lucha brutal. El deseo contra la disciplina. La irresponsabilidad contra un poquito de responsabilidad.


4 comentarios:

Lucía "rayito de sol" dijo...

Que lindas fotos!! Seguro que pasaron un día al aire libre muy divertido, verdad?? Cuanto me alegro!!
Hoy la seño vale me ha obsequiado un bonito premio y he querido obsequiarteló a ti también así que si pasas por mi blog puedes recogerlo. Un besito enorme para vos y toda tu hermosísima flia!!
Lucía

Mercedes con respecto a lo que cuentas del episodio con tu hija mayor, mucho no puedo ayudarte ya que Lucía es la mayor en mi flia y tan sólo tiene 4 años bah ya casi 5 el martes es su cumpleaños.
Yo en tu lugar seguiría dialogando con ella y tratar de hacerle entender que ella vive en una casa en donde papá y mamá tiene sus reglas y hay que cumplirlas, todo esto haciendoselo entender de buena manera ya que los adolescentes son muy susceptibles verdad?? todo hay que decirselo muy suavecito y tratando de hilar fino. Pero no dejes de charlar con ella y de ser posible junto con tu marido para que ella se dé cuenta que estas reglas han sido acordadas por los dos y deben ser respedadas.
Bueno amiga espero haberte podido ayudar en algo pienso que si estuviera en tu lugar haría esto, te dejo un abrazo
Silvina

Anónimo dijo...

Hola Mercedes, sigo mucho tu blog y me encanta y al leer lo de tu hija de 18 años he creido que quizá te apeteciera leer mi comentario. Yo ahora tngo 24 años, pero a los 18 también tuve mi epoca rebelde, como lo tendrán todas tus hijas o casi todas. Es lo más natural que se comporte así. Se cree mayor y cree comerse el mundo. ¿Qué puedes hacer? Sinceramente creo que nada. Por mucho que lo intentes, lo unico que vas a conseguir es ponerla aún más en tu contra porque todo lo que la digas la va a parecer mal... y lo digo pensando en mí y en ésa epoca que también tuve. Creo que lo mejor es que hables con ella y la dejes más libertad, es lo que ella quiere ¿no? Pues dásela, y dale también un voto de confianza a ver como actúa. Díselo. Es mayor como ella cree ¿no? pues que se comporte como tal. ¿Quiere llegar más tarde? QUe lo haga. Estoy segura que en el momento que no tenga hora, volverá a casa antes porque la noche también acaba aburriendo. Nadie mejor que tu para saber lo que hay que hacer... que eres madre y bien entrenada... pero basta que te prohiban algo, para que más lo ansíe y más rebelde te vuelvas... Intenta pactar algo con ella... pero sinceramente... y con todo mi respeto, con 18 años, las 3 de la madrugada me parece un poco pronto... Espero que todo se solucione.
Un saludo.

AGUSTIN Y ANDREA dijo...

Hola Teresa que hermosas fotos!!!
Si pasan por nuestro blog les hemos dejado un premio para uds.
Besos

ana pastor dijo...

Que suerte y que envidia me das, aqui estamos con un temporal de frio y lluvia horrible.
Sobre el tacata, es cierto que puede crear malos hábitos al niño cuando aprende andar balanceandose. Pero creo que sopesando lo negativo y lo positivo en el caso de los down es bueno porque les estimula al darle autonomía e independencia y además ganan tono muscular. Nosotros con Ander le dimos mucha caña, eso si con control a ciertas horas y no más. Por cierto, algo importantisimo el calzado que agarre bien el tobillo y que además pese un poquito.